Carboxiterapia

La carboxiterapia consiste en el uso terapéutico de anhídrido carbónico (CO2), un gas incoloro e indoloro, no tóxico y eliminado por vía área al ser administrado por vía subcutánea.

Se ha realizado por décadas, inicio en Francia como tratamiento de enfermedades vasculares.

Actualmente se han descubierto sus efectos en la destrucción de la grasa y del tejido fibroso por lo que es aplicado para eliminar celulitis y áreas con excesivo acumulo de tejido graso.

La carboxiterapia se aplica con un dispositivo especial de última tecnología que controla la presión y la profundidad a la que se deposita el gas, el cual es suministrado por medio de una cánula y una aguja muy delgada justo debajo de la piel.

La carboxiterapia destruye el tejido graso, restablece la microcirculación mejorando el flujo   sanguíneo, disminuye  la  acumulación  de  líquidos  y  la  fibrosis.  En  consecuencia,  el  tejido  recibe  más  oxígeno, las toxinas son eliminadas y el edema se reduce. Habrá retracción del tejido y disminución del aspecto de piel de naranja.

Mecanismos de acción de la Carboxiterapia

  • Aumento de la velocidad de la sangre en la microcirculación
  • Formación de nuevos vasos sanguíneos
  • Oxigenación de los tejidos.
  • Destrucción del tejido graso.
  • Favorece la formación y el recambio de colágeno y elastina.
  • Produce efectos antinflamatorios.

Indicaciones

  • Celulitis
  • Tejido graso localizado.
  • Envejecimiento
  • Flacidez
  • Estrías
  • Pre y Post Lipoescultura (mejora los resultados evitando fibrosis)
  • Rejuvenecimiento de manos

Contraindicaciones

  • Infarto del miocardio agudo o reciente
  • Angina inestable
  • Insuficiencia cardiaca congestiva
  • Hipertensión arterial severa
  • Infecciones localizadas
  • Epilepsia
  • Insuficiencia respiratoria
  • Insuficiencia renal y/o hepática.
  • Cáncer activo
  • Embarazo

La  carboxiterapia  es  un  método  terapéutico  para  la  celulitis, grasa localizada y flacidez ideal  para  mujeres y hombres de  cualquier  edad,  eficaz  y  seguro. De  acuerdo con los protocolos internacionales de tratamiento con carboxiterapia, se requieren al menos 20 sesiones con una frecuencia de 2 veces por semana para lograr buenos resultados.

Después  del  tratamiento  no  existe  período  de  recuperación  y  el  paciente  podrá  retomar  su  ritmo de vida y actividades normales sin ningún tipo de complicación en forma inmediata.

4 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.