Cirugía de Uñas

Las alteraciones de las uñas son un motivo de consulta frecuente en dermatología.

La cirugía de uñas se emplea como medio diagnóstico en algunas enfermedades que afectan las uñas, también se emplea en la corrección de deformidades de origen iatrogénico (causada por algún procedimiento inadecuado, principalmente mal corte de uña), traumáticas (después de un golpe), infecciosas (deformidades que aparecen luego de que el paciente ha tenido una infección por hongos o bacterias por mucho tiempo y estos han provocado la inflamación de la matriz ungueal, que es el sitio donde nace la uña) o incluso por tumores.

El dermatólogo es el profesional encargado e idóneo para manejar enfermedades del aparato ungueal (realizar cirugía de uñas). El recurrir a personas no especializadas corre el riesgo  de  un diagnóstico erróneo y que  no perciban otros trastornos, por ejp, tumores benignos o malignos en la superficie de la piel, tumores de tejidos internos, quistes y trastornos nervosos, también pueden influir en el dolor de uñas. Independientemente que es raro, este tratamiento sólo puede ser administrado por nuestros dermatólogos certificados

En el caso de los procedimientos quirúrgicos, los mejores resultados médicos, funcionales y cosméticos, se obtienen cuando un profesional en dermatología realiza el procedimiento.

La cirugía de uñas se realiza con anestesia local, y siempre se realiza luego de un adecuado lavado usando técnicas de asepsia y antisepsia (para evitar infecciones), se procede a realizar la cirugía mediante pequeñas incisiones; al terminar se cierra el sitio de la herida y se cubre.

El objetivo es lograr el mejor resultado medico con el más amplio confort y seguridad para el paciente.

Después de cualquier procedimiento es necesario que el paciente tenga reposo, realice un adecuado cuidado post quirúrgico y curaciones.

En el éxito de la cirugía de uñas puede confiar en la Clínica Dermatológica ISELA MÉNDEZ ya que  los resultados finales dependen de la técnica quirúrgica empleada  donde somos especialistas; y de los cuidados posteriores al procedimiento, por ejemplo; cuidados inadecuados pueden resultar en infecciones, recidiva de la patología inicial, dolor residual, deformidad de la uña.