Dermatología pediatrica

La Dermatología pediátrica entiende que los niños no son simplemente adultos pequeños. La piel de los bebés, niños y adolescentes tiene características especiales y únicas que la hacen diferente a la piel de un adulto. Los padecimientos de la piel que vamos a encontrar en estos grupos de edad son específicos y muy diferentes a los que encontraríamos en la edad adulta.

La dermatología pediátrica es la rama de la dermatología que se encarga del diagnóstico y tratamiento de enfermedades de la piel, mucosas, pelo y uñas de niños desde el nacimiento hasta los 18 años de edad. Un dermatólogo pediatra es un médico capacitado para examinar y tratar a los niños, los cuales no siempre pueden expresar sus molestias e incluso no siempre colaboran durante la revisión médica.

Por el tipo de patologías que encontramos más frecuentemente en este grupo de edad, un dermatólogo pediatra es un médico que está ampliamente capacitado para el diagnóstico oportuno de estas patologías así como para su tratamiento, el cual no siempre es el mismo que para un adulto aun tratándose del mismo padecimiento.

Los niños requieren ser valorados por dermatólogos específicamente formados en este terreno, quienes además saben cómo tratarlos y están familiarizados en las patologías propias de cada edad.

Dentro de las enfermedades que tratamos en esta etapa de la vida se encuentran las siguientes:

-Urticaria

-Dermatitis atópica

-Dermatitis del área del pañal

-Dermatitis seborreica

-Infecciones en la piel

-Prurigo por insectos

-Hemangiomas y malformaciones vasculares

-Acné

Lo que hace especial a esta rama de la Dermatología no es sólo la dificultad por sí misma del manejo de los niños y la enorme cantidad de padecimientos que afectan de manera preferente a este grupo de edad sino la gran oportunidad que tenemos de proporcionar medidas educativas y preventivas al niño y a su familia, lo cual ayudará de manera favorable en la vida futura de nuestros pequeños pacientes.